7 abr. 2011

No Way Out, sed de nuevas metas



Tras más de 10 años de carrera, la banda catalana No Way Out está en su mejor momento. Su reciente aparición en la banda sonora de la saga Crepúsculo con la canción “Sed” ha generado unas expectativas que el grupo espera confirmar. En marzo saldrá su quinto trabajo y con él, No Way Out espera dar el mayor paso de su carrera. La oportunidad está servida. ¿Serán capaces de aprovecharla?.

Cuando en un solo día consigues que 16.000 personas reproduzcan una de tus canciones en myspace es que algo grande has conseguido. Eso es justamente lo que le ha pasado a No Way Out, grupo barcelonés que tras muchos años de carrera parece que por fin puede consolidarse como un grupo de referencia en el panorama musical español. Supongo que si uno nombra la palabra crepúsculo, automáticamente lo primero que viene a la cabeza es la tremendamente exitosa saga literaria de los vampiros adolescentes, ese boom mediático que convierte en oro todo lo que toca. Pues No way out ha conseguido que su tema “Sed” haya sido incluido en la banda sonora de la segunda película de la saga, y el éxito, como las cifras demuestran, no se ha hecho esperar.

Aunque pueda parecer que este éxito es algo casual, lo cierto es que la banda lleva currándoselo muchos años para obtener una oportunidad como ésta. El reconocimiento, salvo casos aislados, no se consigue de un día para otro sino que es un proceso largo en el que muchos se quedan por el camino. No Way Out nos sirve como claro ejemplo de cómo el esfuerzo puede tener recompensa.

Formada en la actualidad por Noel Castillo –voz y guitarras-, Félix Muñiz -voz y bajo- y Sergi Monroy -batería-, la banda cuenta con más de 10 años de trayectoria profesional. Sus inicios datan de 1998 cuando en la localidad barcelonesa de Cerdanyola del Vallès, el grupo Legalizit se separa y tres de sus miembros (Xavi, Japo y Tole) junto a un nuevo guitarrista, Txosse, fundan No Way Out (“ninguna salida” en castellano) un nombre que el destino convertiría en irónico tras observar como ninguno de los fundadores del grupo continua en la actualidad.
Aunque ya habían grabado su primera maqueta y realizado varios conciertos por Cataluña, la banda no publica su primer disco hasta julio de 2001, fecha en la que sale a la venta Long Way to Nowhere, que consiste en una mezcla de canciones anteriores con otras inéditas. En septiembre Xavi deja el grupo y Noel se suma a las voces y la guitarra. Con la gira de presentación, traspasan las fronteras catalanas girando por el resto de la geografía española, dándose el lujo de telonear a grupos como Satanic Surfers o Lagwagon, bandas míticas dentro de la escena punk.
En diciembre de 2003 la banda saca al mercado su segundo larga duración: Waitin’ for Sunday. Con este disco, además de una nueva gira por España, la banda tiene la oportunidad de tocar en países como Bélgica y Francia. Además, contactan con una promotora y una discográfica japonesa a partir de las cuales consiguen presentar su álbum y realizar una gira por el país asiático. Gira que repiten posteriormente con su siguiente LP y a partir de la cual establecen unos lazos especiales con el público nipón.

En el 2005 llega el impulso que la banda necesita. La importante discográfica Warner Dro se interesa por su trabajo y junto al sello GMM Records trabajan para darle una nueva dimensión a su siguiente álbum. Un ambicioso proyecto para el que se contrata al productor norteamericano Joe Marlett, que ya había trabajado con grupos afines al estilo de la banda como Blink 182 o Relient K.
Poco antes de la publicación del nuevo disco, Japo abandona el proyecto siendo sustituido por Félix, que junto a Noel se encarga de las voces. Y con todos estos cambios el 25 de octubre de 2005 sale a la venta Bipolar, tercer trabajo de la banda, que tiene como objetivo llegar a un público más amplio. Para conseguirlo se publica como doble CD, tanto en castellano como en inglés para así aumentar las posibilidades de venta tanto en España como en países anglosajones (además de sus queridos japoneses). Y lo cierto es que el impulso de Warner resulta más que evidente, ya que Bipolar consigue vender en España la nada desdeñable cifra de 22.000 discos. Respecto a la influencia de Warner en el disco el grupo comenta: “se nota, por una parte, porque encuentras el CD con más facilidad, y por otra, porque llegas a los grandes medios. Bueno, y también porque hemos dejado de pagar nosotros la grabación”.
Durante el 2006, la banda gira por toda nuestra geografía realizando más de 40 conciertos, participando en festivales como el Metrorock, el Senglar Rock o el Urban Funke, girando por diversos países europeos además de su ya habitual gira japonesa y abriendo conciertos para grupos tan conocidos entre los jóvenes como Simple Plan o My Chemical Romance. Todo ello demuestra la nueva dimensión que No Way Out alcanzó con Bipolar.

En el 2007, tras la salida del grupo de Txosse, el resto de componentes se marchan a San Diego para unirse de nuevo a Joe Marlett en lo que supone la grabación de su cuarto álbum Lo que dura dura cuyo primer single “Lo mismo” consigue alcanzar buenas posiciones en las listas de ventas. El disco, aunque sigue con el estilo habitual de la banda, tiene unos rasgos más cercanos al pop rock, que hacen que llegue a un público más amplio y lo convierten en un disco de mayor acogida que el exitoso Bipolar. Tras la publicación del álbum, Oxi deja la banda.
Durante la primavera de 2009 No Way Out se junta con el grupo de punk pop barcelonés Dikers para llevar a cabo la gira “Con un par". En esta gira empieza a tocar con ellos Sergi Monroy, convirtiéndose en el batería de la banda en el ¿último? cambio producido hasta la fecha en la formación.

Así llegamos al que puede ser el punto de inflexión de este grupo catalán. Este pasado 20 de octubre se estrenaba Luna Nueva, la segunda parte de ese brutal fenómeno de masas en que se ha convertido la saga de Crepúsculo. Con la película, también salió a la venta la banda sonora y en ella, junto a gente tan importante en el mundo de la música como Muse, Thom Yorke (cantante de Radiohead) o The Killers, se coló No Way Out con su canción “Sed”. Los miembros de la banda no dudan en agradecer a su discográfica el esfuerzo hecho para ofrecerles esta oportunidad: “Salió mediante Warner, que es nuestro sello y distribuye el CD de la banda sonora. Querían poner dos temas en castellano y pensaron que nosotros éramos unos de los artistas que lo podían hacer. Este verano nos dieron el encargo de hacer un tema No Way Out cien por cien exclusivo para la banda sonora” comentan orgullosos los miembros del grupo. Y como ya hemos visto, tienen razones de peso para ello. Y es que después de este reciente boom que ha supuesto el aparecer en la banda sonora, la formación vive con muchas expectativas la salida de su nuevo disco, prevista para marzo de este año. El CD, que será íntegro en castellano, volverá a contar con el productor Joe Marlett con el que Noel, Félix y Sergi se entienden a la perfección. “Sí. Ya llevamos dos discos, todos sabemos de qué pie cojeamos y cuáles son nuestras virtudes. Hay un trabajo en equipo que hace que cada vez vayamos más rápido haciendo las cosas sin perder calidad. Esto a nosotros nos va muy bien, porque en el estudio nos gusta darle vueltas a las cosas y somos muy perfeccionistas.”

Es el momento más importante de sus carreras y ahora deben saber aprovecharlo. Aún así, y aunque el camino parezca despejado, las cosas siempre pueden complicarse. El pasado 23 y 24 de enero No Way Out ofreció sendos conciertos en Madrid y Barcelona junto a la banda canadiense Billy Talent en el marco del concierto U18 (abierto a todos los públicos). Lo que podía ser una buena toma de contacto para calibrar la aceptación del grupo tras el éxito de “Sed” se convirtió en una pesadilla para sus componentes. Algunos de los asistentes empezaron a increparles y tirarles objetos durante su actuación, acciones que desquiciaron a los miembros de No Way Out. Aunque lo cierto es que la gente congregada iba a ver en su mayoría al grupo anglosajón, este lamentable incidente es una prueba de que el éxito puede ser efímero y es necesario seguir trabajando con esfuerzo para lograr las nuevas metas que No Way Out espera alcanzar.

Iván Sobrino

No hay comentarios: