29 abr. 2011

ALKALINE TRIO



  This addiction
Heart & Skull /Epitaph Records

Vuelven Alkaline Trio para presentarnos su séptimo álbum de estudio, This Addiction. Un disco en el que el terceto de Chicago busca redimirse de su último fallido trabajo volviendo a sus inicios punk-rockeros. El resultado: un peligroso punto intermedio entre todo aquello bueno que apuntaban en sus dos primeros discos y la incapacidad para plasmar la esencia de sus mejores trabajos.

Habitualmente cuando un grupo no consigue los objetivos marcados en su anterior disco, a la hora de encarar el siguiente suele optar por repetir fórmulas pasadas como forma de obtener el éxito de antaño. Ése es el contexto en el que se circunscribe This Addiction, el séptimo EP de los norteamericanos Alkaline Trio (AK3). 
 
En el año 2008, el trío de Chicago publicó Agony an Irony, un disco que parecía alejarse definitivamente del punk rock punzante que mostraron en los inicios de su carrera y que por tanto carecía de la esencia de la banda. El resultado obtenido fue pobre, decepcionando a sus seguidores de siempre, a la crítica, y lo que es peor, a ellos mismos. Tocaba un giro a su carrera y eso es exactamente lo que AK3 han llevado a cabo con This Addiction. Para empezar rompieron con Epic Records para tener más libertad creativa de forma que este nuevo trabajo lo publicaron a través de su propio sello -Heart&Skull- y en colaboración con Epitaph Records. El disco fue grabado en los Atlas Studios de Chicago con Matt Allison a la producción, es decir, mismo estudio y mismo productor que la banda empleó para grabar sus primeros y más exitosos trabajos, especialmente Goddammit y From Here to Infirmary. Ésta es la redención que la banda parecía llevar a cabo con su nuevo disco, una vuelta a sus orígenes musicales como forma de congraciarse con todos aquellos que llevan más de una década siguiéndoles. 
 
Y lo cierto es que el resultado, igual que su trayectoria, puede observarse desde diversos prismas. Si sólo atendemos a los fríos números la apuesta les ha salido bien ya que el álbum consiguió el undécimo puesto del Billboard alcanzando el uno en las listas americanas de música rock. 
 
Si hablamos de la esencia de la banda, puede que todavía podamos ver algunos de sus rasgos. Siguen teniendo esa capacidad de contar historias trascendentes y personales sobre el amor, la adicción, el dolor o la muerte con esa mezcla de ironía y fatalismo que han desprendido a lo largo de su carrera tanto en sus letras como en su música y en la voz de Matt Skiba. 
 
Pero si nos centramos en un ámbito estrictamente musical y hacemos una comparativa con sus mejores álbumes, la conclusión es que falta algo y que difícilmente podrá recuperarse. Sí, no cabe duda de que el disco suena bien, es fácil de escuchar, rápido, dinámico y tiene canciones que merecen la pena, casi comparables a las mejores de su repertorio. El trallazo inicial que da título al disco demuestra que no se les ha olvidado del todo hacer canciones punk. También destacan la reivindicativa “The American scream”, la agridulce “Lead poison”, el amor descarnado de “Eating me alive”, la íntima “Fine” y muy especialmente “Piss & Vinegar”, hit que te hace vibrar desde la primera escucha. Pero este puñado de buenas canciones no basta para considerar a este This Addicton entre lo mejor de su repertorio, ni tan siquiera para considerar que han recuperado su esencia. Un disco hay que valorarlo en su conjunto y en esa visión al disco le falta fuerza, movimiento, relieve. Hay canciones que no le dan el empaque necesario. Destaca para mal “Dead on the floor” y no precisamente por ser una mala canción sino por recordar en exceso a su conocida “Radio”. Otras como "Draculina" o "Dorothy", simplemente pueden recibir el calificativo de temas prescindibles. 

Por todo ello, aunque
This Addiction pueda dejarnos un poso de lo que una vez Alkaline Trio fueron, parece más que difícil que su punk rock característico regrese. Tal vez hayan evolucionado, tal vez sea difícil recuperar el espíritu guerrillero de los comienzos, cuando no eran nadie y luchaban por su sueño. Esa emoción ha desaparecido y eso es lo que hace que aunque su séptimo trabajo pueda considerarse aceptable, con algunas buenas canciones, carezca de la intensidad y la emoción de aquellos discos de antaño. Eso hace de This Addiction un regreso a sus formas pero nunca al fondo de lo que el grupo fue.

Iván Sobrino

No hay comentarios: