6 abr. 2011

ALICIA KEYS



The element of freedom-
Sony BMG
2009

Alicia Keys nos presenta su cuarto álbum de estudio tras el exitoso 'As I Am'. Siendo una de las intérpretes femeninas más relevantes de la última década y con doce Grammy's a sus espaldas, la artista se relaja y nos trae un disco más personal que sus predecesores y con un sonido diferente a lo que cabría esperar de ella.

Así nos lo anuncia la intro del disco en la que, por primera vez en su carrera, no nos deleita con una composición de piano sino que nos habla directamente, sin adornos, introduciéndonos en lo que para ella es “el elemento de la libertad”. De esta forma, llega el primer corte 'Love is blind', un medio tiempo que es probablemente de lo mejorcito que ha hecho en su carrera. Con una voz mucho menos pulida que en sus anteriores trabajos, Alicia canta apasionadamente sobre una base suave pero contundente. 'Doesn't mean anything' habría sido una gran canción de no ser porque ya existe, sí, me refiero a su anterior hit 'No one'. El siguiente corte del álbum es 'Try sleeping with a brokenheart', segundo single promocional que destaca como un clásico Alicia Keys en la línea de 'Like you'll never see me again' o 'If I ain't got you', aunque introduciendo elementos un poco más oscuros en cuanto al sonido. Con 'Wait till you see my smile' llega una de las sorpresas del disco y nos demuestra que también puede componer canciones en la línea de bandas como U2 o Coldplay. Una de las características de 'The element of freedom' es la fuerte presencia que tiene el piano en sus canciones. Si bien ésta ha sido la marca de la artista desde el principio, es en este disco donde más se deja ver. Una buena muestra de ello es 'That's how strong my love is', balada retro donde se vislumbra el gran potencial de Keys a la hora de dar expresividad a sus letras. Lo siguiente que nos encontramos es la colaboración con Drake en 'Un-Thinkable (I'm Ready)', un corte que nos recuerda al mejor Soul/R&B de los noventa. Desde los primeros momentos de 'Love is my disease' predecimos estar ante el tema más desgarrado y que bien podría haber sido el primer single del disco. Interpretada desesperadamente sobre una tímida base reggae, ésta se convierte en una de las mejores canciones del álbum. 'Like the sea', a pesar de tener una melodía resultona sampleando al mismísimo Debussy, no deja de ser una de esas canciones dispuestas a salvar el disco de no contener temas con un sonido más actual. Y si hablamos de salvar el disco, 'Put it in a love song', donde colabora con la omnipresente Beyoncé, es quizás la canción menos coherente de todo el conjunto. Como canción individual funciona (como single probablemente será un hit) pero dentro de un álbum con una temática tan marcada como la melancolía romántica, es casi un insulto incluir esto, que además es un estilo más Sasha Fierce que Alicia Keys. Aun así se agradece el esfuerzo por hacer un club banger. 'This bed', a pesar de ser un cruce entre Prince y Janet Jackson, no deja de ser un tema que pasa sin pena ni gloria y que podría haber dado mucho más de sí. 'Distance and time' es la baladita-himno que todos los discos de Alicia incluyen rigurosamente. En este caso, nos habla del amor a distancia con un juego de palabras en el estribillo para que se pueda digerir más fácilmente. Aun así, falla por falta de originalidad. 'How it feels to fly' es, a pesar de lo hortera del título, una de esas canciones con sonido AK más marcado y que nos enamoró una y otra vez desde su debut 'Songs in A Minor'. Y como cierre, una segunda parte que huele a refrito, 'Empire State of mind (part ii) broken down' es la versión lenta del hit del momento en Estados Unidos en el que colabora con Jay-Z. A pesar de ser una buena canción no deja de sonar a oportunismo puro y duro (y tal vez innecesario si tu intención no es vender discos a toda costa). Cabe destacar también uno de los bonus track de la edición Deluxe, 'Pray for forgiveness', donde Alicia suena más sincera e intimista que nunca y cuya letra es de las más profundas del álbum.
En general, un disco contundente y directo, con momentos brillantes sin llegar a ser un trabajo redondo. Aun así, es un paso adelante y una prueba más del gran talento de Alicia Keys.

PAKO QUIJADA

No hay comentarios: