3 may. 2009

JAZZ Y GANGSTERS











Hoy me gustaría que hiciéramos un recorrido por los años 30 y 40 para disfrutar de esos grandes artistas del Jazz y de las BIG BAND que surgieron en Chicago y Nueva Orleáns. Por entonces, la Ley seca había favorecido la multiplicación de gangsters y existían muchos locales clandestinos de juego y diversión para poder vender alcohol y en los que nunca faltaba una orquesta.





El trombonista Glen Miller logro influir notablemente en el Jazz, con un estilo metódico y estructurado. En la cima del éxito se alisto en el ejército y formo una de las mejores bandas de todos los tiempos, introduciendo el swing en las marchas militares. Atrás quedo la improvisación del jazz y el sonido pasó a ser tierno y suave. El misterio rodea la muerte de Glen Miller, hay quienes aseguran que su avión se perdió entre la espesa niebla y quienes dicen que murió en un burdel alemán, apuñalado por una prostituta. Lo que si es cierto es que su estilo independiente le convirtió en uno de los grandes del swing y en el autor de melodías inolvidables. De hecho en marzo de este año la Glenn Miller Orchestra actuó en Barcelona por primera vez y se tocaron temas legendarios como este que suena, “In the mood”.




Artie Shaw fue un brillante clarinetista, compositor y arreglista que a los cinco años ya tocaba el ukelele. Obstinado y frívolo, también publico algunas novelas y vivió durante algún tiempo en Girona. Consiguió el éxito con “Begin the beguine” y desafiando todos los prejuicios raciales de la época, contrato para su orquesta a Billie Holiday. No solo destaco por su carácter difícil y por ser contrario a la segregación racial, sino también por una lista interminable de conquistas entre las que están Lana Turner, Ava Gardner o Elizabeth Kern.





Y a pesar de que Woody Allen siga pensando que hay millones de personas a las que no les interesa el jazz,
existen numerosos festivales donde se puede disfrutar de este genuino estilo. Destacan, por ejemplo, el festival de jazz de Terrassa o el de Tarragona.







Louis Armstrong era hijo de una prostituta, un niño de la calle, que descubrió su talento musical por casualidad y que hizo feliz a mucha gente con su voz ronca y su música alegre y optimista. El joven Louis, un chaval muy intrépido y atolondrado, un día se hacía el chulo delante de sus amigos para celebrar el Fin de año en las calles de Nueva Orleáns. Apuntó hacia el cielo la pistola de su padre y disparó con tan mala suerte que un policía le sorprendió y acabó en comisaría. Fue en la cárcel donde descubrió su vocación de músico. A Louis Armstrong se le considera el inventor de la esencia del canto jazzístico. Su autentico maestro fue Joe King Oliver y con el tiempo, llegó a actuar con las mejores bandas de la ciudad. Aquí podemos escuchar a los dos juntos, esto es Struggle Buggy.





El clarinetista, Benny Goodman, más bien conocido como El rey del swing fue Director de una de las big band más populares de su época. Era el noveno de doce hermanos y empezó a estudiar música en una sinagoga. Una de sus canciones más famosas es, "Sing, sing, sing", empleada en múltiples bandas sonoras y obras de teatro y musicales, aparte de ser una de las canciones destacadas entre las mejores por los Grammy. Su vida hasta el último momento estuvo dedicada al jazz y a la defensa de sus ideas antirracistas, incorporando en su banda a famosos solistas negros como Teddy Wilson.


Además de jazz y de cine negro descubrimos que el hueco de los cómicos mudos será llenado por la feroz y disparatada comicidad surrealista de los hermanos Chico, Harpo y Groucho Marx, que llegan al cine en 1929 procedentes del Music-Hall. Son películas con diálogos anárquicos, sin sentido, que buscan la comicidad de lo ilógico.


En Chicago, la guerra entre gángsteres es frecuente. Desaparece la barrera entre fantasía y realidad y el jazz se mezcla con Al capone, Dick Tracy, y referentes del cine negro como la Hampa Dorada. Se trafica con drogas y alcohol, se manipulan procesos legales y elecciones políticas y se cometen robos millonarios. Vamos, Casi casi como ahora…





De hecho, según Naomi Klein, podríamos establecer una comparación entre la polítical de George Bush con los gangsters de los años veinte y treinta como Capone, Genovesse, o Bonanno. ... Todos ellos eran gánsters conservadores, contrarios al progreso social, enemigos de la emancipación femenina y partidarios fervientes de la prioridad absoluta del enriquecimiento sobre cualquier otro objetivo. No importaba lo que tuvieran que hacer para conseguir lo que codiciaban. Se creían reyes del mundo y no aceptaban oposición alguna ni obstáculos a la satisfacción de sus deseos. El ejemplo mas evidente es lo de EE.UU contra Irak ya que no ha sido una guerra, sino una matanza. Como lo fue la masacre por ametrallamiento en el garaje de la calle North Clark de Chicago el día de San Valentín.



.

No hay comentarios: