23 abr. 2011

PINCHOS, BALAS Y LEATHER?




Aunque parezca mentira, el metal puede ser una de las identidades urbanas más difíciles de acotar, en parte, debido a las fuertes divisiones internas que hay en el mundo de ser heavy. Y es que hay quien considera que el imaginario del metal tiene un gran contenido político o religioso, y por el contrario, hay que dice que la música es lo que le define como tal. Aun y así, entre los de este último grupo podríamos encontrar a metaleros que reconocen un tipo de sonido como metal real y otro como falso metal.

No es mi objetivo aquí definir al metal verdadero y descubrir a los poseur, pero si hay algo que se nos viene a la cabeza cuando pensamos fríamente en el heavy es a un tio con el pelo muy largo y a poder elegir también muy liso. Para la parte superior una camiseta preferiblemente negra con estampados de grupos como Iron Maiden, Metallica o Halloween. Para la parte inferior unos pantalones elásticos o de cuero, o también unos tejanos gastados. Si piensas, tal vez, en un pantalón de estilo militar te alejas un poco del tema…error, eso es añadir demasiada política a las receta del look. Para los complementos mejor la plata y siempre, siempre pinchos. Cinturones de balas, cadenas, correas de perros como los que usan los componentes de Kiss y muñequeras negras. Si tiene frío, la cazadora tejana será suficiente para este hombre rudo, eso sí, siempre llena de simbolismos.



A finales de los setenta aparece el movimiento New Wave of British Heavy Metal y se dice que fue la banda Judas Priest con Rob Halford a la voz quienes asentaron este prototipo de metalero que todos o muchos hemos visualizado antes. Y es que parece ser que el cantante de Rocka Rolla pretendia hacer su personal salida del armario subiendo a los escenarios londinenses con su ropa de cuero tachonada a lo sadomaso, pero por contra el impacto de su look hizo que sus fans, lejos de imaginar con quién se acostaba Rob, lo vieran más víril, más rudo y hasta agresivo, y rápidamente aceptaran entre sus complementos a las pulseras de pinchos.

Aunque el color negro sea la nota predominante en la narrativa de la marca del heavy metal parece que en los inicios cabian más colores, tantos como los del arcoiris.

Lluís Rodríguez Lago

No hay comentarios: