8 abr. 2011

THE CRANBERRIES



Si uno piensa en Irlanda y su aportación al mundo de la música, probablemente lo primero que le vendrá a la cabeza serán instrumentos como el arpa, el acordeón o especialmente las gaitas, que aún a día de hoy, cuando todo tiende a la innovación, hacen de la música irlandesa, todo folklore, un ejemplo de creencia en lo ancestral, en las costumbres y en la tradición como estilo de vida. Si hablamos de rock, la cosa se complica, ya que son pocos los grupos que han conseguido traspasar las fronteras y hacerse un nombre en la historia de la música. Eso sí, los que lo han logrado, lo han hecho a lo grande. En la década de los 70, Thin Lizzy ayudaron a la evolución del rock con clásicos como “The boys are back in town”; en los 80, U2 revolucionará el panorama musical con sus sonidos frescos y sus letras comprometidas para convertirse en una de las bandas de referencia de los últimos 30 años; y en los 90, (con el permiso de The Corrs y obviamente los propios U2) será el turno de The Cranberries que pusieron un toque muy especial al rock alternativo de esa década. El cuarteto, formado por los hermanos Hogan (Noel a la guitarra y Mike al bajo), Fergal Lawler a la batería y Dolores O'Riordan con su inclasificable voz, supieron preparar un cóctel con dosis variadas de rock sazonado con los toques justos de pop, folk, celta e indie con los que conquistaron a millones de personas en todo el mundo.

The Cranberries (en sus inicios llamados The Cranberries Saw Us “el arándano que nos vio”) se formó en 1990 por los hermanos Hogan, Fergal Lawler y como letrista y voz Niall Quinn. Pero el destino, siempre caprichoso, quiso que Quinn se fuera del grupo forzando a la banda a encontrar nuevo cantante. Dolores O’Riordan se enteró de que la banda buscaba vocalista, hizo una audición y se convirtió en la nueva cantante y compositora del grupo. En ese momento no lo sabían, pero esa decisión muy probablemente cambió el destino de The Cranberries. 
 
O’Riordan empieza a escribir y la banda publica algunas demos con las que consiguen cierto éxito, lo que les vale para fichar por Island Records, que por aquel entonces contaba en sus filas con U2 o PJ Harvey. El 1 de marzo de 1993 se publica el primer álbum de The Cranberries, Everybody else is doing it, so why can’t we. Y con él, la banda da en el clavo consiguiendo lo que muy pocos grupos logran: destacar en el mercado americano incluso antes que en el europeo. La banda había ido de gira por Estados Unidos teloneando a grupos como Suede. Pero sorprendentemente la gente se interesaba más por ese nuevo cuarteto salido de Irlanda que por los grupos consolidados a los que teóricamente iban a ver. La gira se suspendió, pero ellos ya se habían hecho un nombre. MTV puso el video de “Linger” (su primer single) y The Cranberries explotan definitivamente llegando a vender más de 5 millones de copias sólo en Estados Unidos.

En 1994 publican su segundo larga duración No need to argue, su disco más exitoso con cerca de 17 millones de copias vendidas y donde aparece el mayor hit de la banda “Zombie” (galardonada a mejor canción del año en los MTV Music Awards) además de la emotiva “Ode to my Family”. Desde este momento hasta el año 2001, la banda publicará tres discos más en los que se integran baladas y canciones alegres como “Dreams”, “Free To Decide” o “Just My Imagination”, hasta canciones agresivas y comprometidas como “Salvation”, “Promises” o “Animal Instinct” conformando toda una retahíla de singles que hace las delicias de sus fans en sus multitudinarios conciertos.
Durante sus 13 años de carrera, The Cranberries consigue vender más de 40 millones de discos en todo el mundo. Sitúa sus cuatro primeros CD’s en el top 20 de álbumes en el Billboard 200. Consigue 7 discos de platino en Estados Unidos y 5 discos de platino en Europa. Son sólo algunos datos para entender la repercusión que los irlandeses tuvieron en la música de los años 90, convirtiéndose en una de las bandas de referencia de la década. 
 
Para entender su éxito podríamos resaltar por una parte unas letras sólidas, basadas en palabras sencillas y directas para describir situaciones complejas. Un estilo propio marcado por la unión del rock británico más puro con la tradición de la música irlandesa. Además, una base rítmica sólida marcada por un pop de guitarras melódico y accesible hace su música muy cercana y reconocible para todo tipo de públicos. Es evidente que todos estos factores tienen su incidencia a la hora de explicar el éxito de la banda, pero a la hora de la verdad, todos los caminos conducen a Dolores O’Riordan, la mujer que llegó al grupo casi por casualidad y que lo convirtió en lo que finalmente ha sido. La irlandesa, pertenece a ese grupo de cantantes que durante los 80 y 90 hicieron de su interpretación vocal un instrumento capaz de romper con los moldes y dotar a las canciones del sentimiento preciso. Como Debbie Harry en Blondie o Chrissie Hynde en The Pretenders, el foco de atención es O'Riordan y su saber hacer para dotar a cualquier canción de su tremenda personalidad vocal. Una capacidad que le lleva con la misma comodidad a abordar con suma sensualidad una sentida balada como “Ode to my family” a rasgar con pura agresividad el rock más duro de su mítica “Zombie”. Pero O’Riordan no sólo es voz. Su imagen y personalidad hacen que tanto en sus videoclips como en los conciertos, ella sea la verdadera protagonista, la que consigue, apoyada en el resto de componentes, que The Cranberries figure en un lugar preponderante en la música de los años 90.

En el 2003 la banda dejó de tocar. Aunque no hubo ningún comunicado oficial, la separación fue un hecho... hasta este pasado año. Como tantos otros grupos, The Cranberries también tuvo esa necesidad vital de revivir la sensación de tiempos mejores. Por ello, la banda lleva desde el mes de noviembre encima de los escenarios en una gira que les llevará de América a Europa hasta el próximo mes de marzo. Así explica esta vuelta a los escenarios Dolores O’Riordan: “He creído que era el momento adecuado para reagrupar a la banda. Tenemos muchas ganas también de ofrecer en directo nuevo material que estamos componiendo”. Y para verlo no hará falta esperar demasiado.
Iván Sobrino

No hay comentarios: